Feeds:
Entradas
Comentarios

Aquiles duermo

érase una vez el festival de Eurovisión. Cada país de Europa, que era algo así como muchos países juntos, estaba representado por un cantante. Todos los países votaban y ganaba el mejor.

Los organizadores de Eurovisión, en un principio, pensaron que las actuaciones serían en directo. Luego se dieron cuenta de que eso acarreaba problemas -pagar ensayos, equipos de sonido, técnicos…- y era muy arriesgado, puesto que los músicos profesionales podían equivocarse, así que decidieron buscar una solución.

Contrataron a José Luis Moreno, un hombre capaz de sostener un radio-casette en sus hombros durante horas. Cuando llegaba la hora de las actuaciones, José Luis Moreno se escondía detrás del escenario y encendía el aparato. A esto lo llamaron play-back.

Los organizadores estaban tan contentos que contrataron a muchos José Luises, de manera que no corriesen riesgos. Esto de no correr riesgos tuvo una influencia terrible en todos los campos.

Los intérpretes dejaron de trabajar, por no correr el riesgo de trabarse la lengua. Todo se tradujo al lenguaje de signos y el Partido Sordomudo obtuvo mayoría absoluta.

Los camioneros empezaron a trabajar desde casa, enchufaban las vacas a internet y las mandaban por Msn.

La gente dejo de tener mascotas, por aquello de que acababan muriéndose.

Las parejas no usaban condones para evitar que se rompieran.

Todo entrañaba riesgos, así que ya nadie se daba un baño en alta mar, besaba en una biblioteca, salía sin paraguas, miraba sin vergüenza o paseaba por el campo. Era todo demasiado peligroso.

Al acabar este cuento, nadie pudo comer perdices. Las perdices estaban en casa, haciendo punto y diciendo pío pío. Pero en play-back.

La gente hace planes para el verano cuando no está pensando en la colada, la compra de mañana o la ropa que se pondrá el sábado. O sea, que nadie tiene tiempo para pensar en Palestina, el 11-M o la pobreza del mundo.

…este verano toca estudiar.

Aquiles explico

Un blog -porque esto es un blog- es una especie de web personal pública*, vaya contradicción. Se ha puesto de moda últimamente y se usa de mil formas: hay blogs de grupos de rock, cocineros, periodistas, poetas, feministas, ecologistas, oenegistas, jardineros, anarquistas, opusinos…

Yo lo que quiero es espabilar, quitarme las legañas y escribir algo todos los días. En caso de duda, no llameis en dudarme.

*Para los curiosos con paciencia, 4600 palabras sobre blogs: http://www.ffbg.net/blogscap1.pdf

Aquiles cuento

ó ú á é í, he copiado letras de otros sitios porque este teclado no tiene tildes. Me costó aceptarlo, pero ya llevo más de tres meses sin ñ, sin pescaíto frito, sin marujeo en el super, sin oví-ová, “todas las radios lo ponen”, “ella me bate como siendo mayonesa”. Echo de menos incluso lo que detesto.

He estado un par de días leyendo blogs, culo veo culo quiero, y esto puede resultar muy útil.

Es martes, 15 grados, la gente cree que hace calor.