Feeds:
Entradas
Comentarios

Vuelo

Atadme

y seré lo atado

que vuela

.

Matadme

y seré lo atado

muerto

que vuela.

.

(Este poema no es mío. Lo leí hace años en un folleto de publicidad. Ofertaban clases de meditación oriental. O algo así. Si alguien conoce al autor y nos lo cuenta en los comentarios, prometo pagar con canciones de Itunes, cervezas y agradecimiento eterno. O algo así.)

Anuncios

Síntomas (I)

En la Oficina de Correos de un pueblecito español, entra un hombre y pregunta.

– ¿Quién es el último o última?

Back to the future (III)

Vine del futuro

con un importante mensaje

Pero llegué tarde

Y se me echó

el presente encima.

“Confunde la luna con un ovni y llama a la policía”

(…)

“La BBC recoge la transcripción de la conversación con el curioso descubridor del ovni, facilitada por el Control del servicio de Emergencias:

Control: “Policía del sur de Gales, ¿cuál es su emergencia?”

Llamador: “Esto no puede ser real. Necesito informarme sobre un objeto brillante e inmóvil en el cielo que está en el cielo tras la montaña”.

Control: “Bien”

Llamador: “Si tiene unos minutos quizá podría encontrar el objeto. Lleva ahí aproximadamente media hora”

Control: “Está ahí hace media hora. Bien. ¿Está actualmente en el cielo de la montaña?”

Llamador: “Está en el aire”

Control: “Haré subir a alguien allí ahora para comprobarlo”

(…)

Control: “Alpha Zulu 20, ¿alguien echó un ojo al objeto?”

Oficial: “Sí, es la luna. Corto”

www.cadenaser.com, 05/07/2008

Mantengo nítido como el presente

el instante en que Ágata

bufó un “no lo consigo”

No lograba enfundarse

una pulsera minúscula

sentada junto al mar de Normandía

Ágata me perseguía

lenta y sútilmente

Ya se sabe cómo persiguen las mujeres

Yo tenía quince años

y las dudas me impedían

saber a qué sabía Ágata

No obstante le regalé aquella pulsera

en son de paz y por si acaso

Todo esto viene

a que hace dos horas

que vivo en la cárcel

y aunque pienso mudarme

en el plazo de otras dos

o sea que sólo estoy arrestado

las esposas me aprietan

sútil y lentamente

Ya se sabe cómo aprietan las esposas

Así y todo

mi compañero de celda

planea desenfundarse las suyas

y ha bufado un “no lo consigo”,

regalándome un viaje a Normandía

y un poema de ida y vuelta.

“Sólo el 5% de los belgas afirman tener realmente miedo en los ascensores.

(…) Un 17% muestra una cierta aprensión a utilizar este medio de transporte, según un sondeo reciente”.

Le Soir, 08/05/2008

Entonces mandaron milicos como para la guerra, armados, con cascos, para que nos fuéramos. Y les dijimos que no nos íbamos a ir. Entonces ellos pidieron que apunten, y cuando dijeron “apunten” nosotras les gritamos “fuego”.

Y ese gritarles “fuego” hizo que todos los periodistas que estaban para verlo a él -a Terence Todman- vinieran a ver quiénes eran esas mujeres -que no éramos más de 30- que habían hecho esa acción tan fuerte que sirvió para que saliéramos ya en muchos periódicos.

(de “Historia de las madres de la Plaza de Mayo“, escrita por la asociación con el mismo nombre).